La paradoja entre Cuerpo y Mente

Publicado por el Jun 3, 2015 en Materia

La paradoja entre Cuerpo y Mente

El cuerpo no tiene pensamientos, no tiene la capacidad de aprender, perdonar o esclavizar. No da órdenes que la mente tenga que acatar, ni fija condiciones que ésta tenga que obedecer. El cuerpo sólo mantiene en prisión a la mente que está dispuesta a morar en él. Se enferma siguiendo las directivas de la mente que quiere ser su prisionera. Y envejece y muere porque dicha mente está enferma.

El aprendizaje es lo único que puede producir cambios. Al cuerpo, por lo tanto, le es imposible aprender y como consecuencia de ello,  jamás podría cambiar. Sólo la mente puede aprender, y es en ella donde se efectúa todo cambio.

La mente que se considera así misma “condenada”, sólo tiene un propósito: que el cuerpo sea la fuente de la condenación, para que la mantenga en la prisión que ella misma eligió y que vigila, donde se mantiene a sí misma separada, prisionera del odio y la maldad, de la enfermedad y del ataque, del dolor y de la vejez, de la angustia y del sufrimiento. Aquí es donde se conservan los pensamientos de sacrificio, pues ahí es donde la culpabilidad reina y donde le ordena al mundo que sea como ella misma: un lugar donde nadie puede hallar perdón, ni sobrevivir a los estragos del temor.

Dejame un comentario